Cervezas con filo

En el tiempo que se abre una ventana escribo esto:

siempre tengo esa textura a tapiz

aguando la escena,

las paredes de esa casa llena de poemas,

y miradas de gente en silencio hacia el ritual,

murmura el brillo del día trepando al cuello

hay partes del cuerpo que transpiran

aún en estas situaciones

escaleras que llevan a la forma

liviana, con que se habla

y no es una observación política

sino tímbrica.

Aún hay cosas creciendo en esta época del año

 

Llegaron los casos y podría haberte escrito para que continúes esto

pero sería una redundancia del lenguaje

-ustedes encontrarían palabras múltiples-

yo pienso en plumas, escamas,

y en las bebidas razones de la madera

para transformarse en sostén callado,

los pies puestos como en fila,

todo se quiere empotrar:

el día

lo que angustia

la obra de Arturo Carrera

la calidad de las hamburguesas

el valor del tiempo.

 

Les chiques de filo

del estado vecino y poderoso,

hablándose entre ellos

como un sistema cerrado

la cerveza fría y oscura

que caramelea el espacio entre

fiuuuuiiiinnch, zzzgggwwaaaannn

y el resto de disecciones que con ojos grandes y misteriosos

hicieron, también en otro lado,

porque tampoco era ahí donde se despintaba esta filmina eterna, gris y poderosa.

 

mi vuelta es una bici vieja

sin luna pasando en rojo y con campera.

hay olor a dorado río

mirando de lejos.

el parque de noche